Páginas

martes, 9 de agosto de 2016

Jamás dejes de volar (Con dedicatoria)

¿Aun quieres volar conmigo?
Ya siento que poco a poco te has convertido en mi más añorado recuerdo, a veces también pienso que eres uno de esos sueños que nos quitan el aliento, que vienen y simplemente sin mas van. Siento que sin ti mi vida volverá a ser una montaña rusa ¿A quién le contare mis problemas? ¿A qué persona llamare al amanecer para llorar por esa pesadilla? Por recordar a aquel ser que me rompió el corazón ¿Aun estas enamorada de mí? ¿Aun crees que soy un buen tipo? 

Es gracioso pensar en la manera en que te llegue a querer, primero te abrí mi corazón, todos mis secretos quedaron expuestos ante ti, y aun así creíste en mí, me aceptaste, no quisiste eliminar ni a mis ángeles ni menos a mis alocados demonios. Siempre te quise supe que siempre te querría desde la primera vez en que te vi, aún recuerdo tus tijeras, y siempre me despierto en alguna madrugada y pienso que será de ti.


Don’t you wanna fly? ¿No te gustaría volar? Lo hiciste pajarito saliste de esa jaula, ahora cada vez que entro seguido a mirar tus fotografías veo que eres feliz, como me gustaría estar en ellas, tomando tu mano, abrazándote, haciendo por cualquier tontería enojar, solo para después hacerte sonreír con cualquier cosa estúpida ¿A dónde habrán ido a parar aquellas tardes de llamadas, conversaciones y esperanzas? Esta noche con mi corazón en el puño deseo que sigas emprendiendo tu camino a tu libertad merecida, encamínate a ese mañana que no tiene límites, sigue iluminando con tu sonrisa ese camino que has forjado con tanta esperanza. Te amo querida amiga, jamás te olvidare. 

Perdonen que comparta con ustedes este escrito tan personal, es una carta que no enviare, espero llegue sola a su destinatario. ¡Feliz noche!

1 comentario: